categories

blog archive

16 de octubre de 2017

Los consumidores no se están comportando como deberían (¡por fin!): detrás de esta discreta revolución de resiliencia, se encuentran los más puros instintos, necesidades y expectativas de las audiencias.

Por: Rodrigo Herrera**

Son varios los factores que se involucran en el ya trillado “embudo de marketing”. A nivel teórico, seguimos apuntando a una metodología que presta poca atención a los usuarios como individuos: “awareness > engagement > consideración > compra”, que sería la formula más sencilla, deja a un lado distintas variantes que pueden hacer la diferencia para encontrar al mercado meta o incluso construirlo.

¿Por qué seguir segmentando por nivel socioeconómico, cuando la mayoría de las compras de lujo en México y otras regiones de Latinoamérica están siendo acaparadas por la clase media?* El factor accesibilidad hace posible conectar servicios sensacionales que alivian pain points con futuros abogados de marcas, mientras que el factor permisión hace posible que sueños o anhelos se materialicen en forma de experiencias y productos.


Si buscáramos lanzar un nuevo videojuego, ¿por qué buscaríamos perfiles tan generales y obvios como “gamers”, cuando la misma habilidad y comportamiento de un niño de 8 años y una mujer arriba de 42 años –quienes además conforman un share significativo en el consumo dentro de la industria de los videojuegos– cumplen el perfil? Cada vez tenemos más información sobre cómo se comportan nuestros clientes y consumidores, debemos leer entre líneas en los análisis para poder conocerlos de cerca. De esta forma, será posible proponerles mejores productos y servicios que cumplan sus expectativas y vayan también un paso adelante de ellas.

A pesar de la globalización y la interconexión del mundo en forma digital, el espacio geográfico aún importa. Las barreras pueden desdibujarse para quien consume contenido a solicitud, pero la geolocalización ofrece un mundo de conveniencia y un funnel que transforma la bidireccionalidad del marketing digital y de redes sociales en algo físico, inmediato y provechoso para conectar de formas más personales con usuarios y posibles clientes.



Estamos ante el “nuevo normal”, una audiencia que está latente en todos los giros e industrias; alcanzable, por supuesto, pero exigente como ningún otro. Un consumidor cuyo efímero umbral de interés será para premiar únicamente a las marcas que logren conectarse con ella o él; un recordatorio constante para ponernos en los zapatos del “otro”.

¿Qué opinas?

*Fuentes: Expansión, BBC


**Rodrigo Herrera

Estratega digital especialista en contenido, planeación de campañas y redes sociales. Social Media Specialist para ONU Mujeres y HeForShetw:in Trend Watching spotter basado en México y editor fundador de Underdog. Seleccionado como uno de los 50 líderes creativos alrededor del mundo para unirse a la comunidad que inspira al equipo de diseño y branding de Pepsi (The Sense Network, UK). Work-a-holic, unexpected gamer y entusiasta de la publicidad y de la creatividad.
facebook twitter email

Hay que dejar de hablar de nosotros.

Hay que hablar de ti.

Did we just become best friends? You’ll hear from us soon.