categories

blog archive

24 de julio de 2017

A todos nos ha pasado: alguien te propone “hacerte una magia”, te enseña unas imágenes o te hace algunas preguntas y terminas eligiendo exactamente la carta que tienen en su bolsillo trasero. ¿Cómo lo hacen? ¿Cómo engañan a tu cerebro para que elijas ese siete de corazones sin siquiera enseñarte la carta? Algunos le llaman “magia”; sin embargo, hay una ciencia detrás llamada priming. El priming es una poderosa forma de usar los estímulos para ejercer influencia en la gente que te rodea, y es una gran herramienta en el mundo de la publicidad.

Cuando sientes que mereces un poco de comida rápida después de una larga semana, ¿aparecen en tu mente los arcos dorados o tu cerebro te dice que vayas a visitar al coronel? Hay una gran posibilidad de que lleguen a ti tus más recientes recuerdos sobre comida rápida porque esas imágenes son las más prominentes y, por lo tanto, son las que cuestan menos trabajo de rescatar. Tu cerebro pone ese logo en tu cabeza la próxima vez que decides que “estás de humor” para cenar.

Vemos este mismo fenómeno en Waze. Entre más ve la gente esos pequeños avisos publicitarios en el mapa de Waze, más tiende a visitar esos lugares. Los wazers ni siquiera tienen que interactuar directamente con el anuncio para sentirse más inclinados a visitar tus locales: gradualmente, están siendo “primados” al ver tu logo en el mapa. Cuando tengan 10 minutos libres antes de la oficina, sabrán cómo encontrar tu nuevo platillo para desayunar.

Mira un ejemplo de uno de nuestros anunciantes en Waze, donde claramente se ve que una alta frecuencia de pins (es decir, esos pequeños anuncios en el mapa de Waze) va de la mano con un mayor engagement con los anuncios.


Además de este efecto directo en el engagement con anuncios, también vemos un efecto latente en la variación de las visitas. Usamos estudios sobre efectividad de los anuncios para comparar el comportamiento de la gente que vio un anuncio contra la que no, y solemos detectar incrementos significativos de dos cifras en las personas que vieron el ad. De nuevo, esto no es magia: hay ciencia detrás.

¿Y no es eso exactamente lo que quieres lograr como marketero? ¿Ser el top-of-mind en el preciso momento en que el contexto es altamente relevante para tu negocio? Ésa es la belleza del marketing cuando se hace bien. Puedes ayudar a que la gente agote menos su cerebro al estar ahí exactamente cuando están tratando de pensar a dónde ir (¡me suena a un perfecto servicio al cliente!).

(Texto original: Bart Kloosterboer)
facebook twitter email

Hay que dejar de hablar de nosotros.

Hay que hablar de ti.

Did we just become best friends? You’ll hear from us soon.