categories

blog archive

29 de junio de 2017



Las personas sólo entramos a internet para dos cosas: buscar información específica y ver gatitos haciendo gracias (ocio). Además, no tenemos tiempo: queremos todo YA, no podemos esperar. Por eso preferimos sitios que nos den lo que buscamos de forma rápida, clara y digerida.


Para ayudar a esta tarea, nuestro cerebro desarrolla una “resistencia” consciente o inconsciente a todo aquello que no nos interesa en ese momento o “paja”, como se diría coloquialmente. Y no hay “paja” más molesta en internet que los banners, y más cuando estos son intrusivos, ¿verdad?

Al darse cuenta de esto, ¡hace casi 20 años!, J. P. Benway acuñó el término “banner blindness” para referirse a esta “ceguera” que los internautas desarrollamos para ignorar este arcaico modelo de publicidad digital.

Así que si estabas considerando comprar banners en tu siguiente plan de marketing, detente y gira el timón. A continuación te damos 5 opciones modernas, más efectivas y más convenientes para llegar a tus clientes sin parecerte a los demás.

Marketing de geolocalización

Gracias a la penetración que tienen los smartphones en el mercado y a que están conectados a internet todo el tiempo, sabrás dónde están tus clientes en todo momento, lo que te permitirá conocer sus hábitos y hasta predecir su comportamiento. Así podrás atacarlos de forma más certera porque les ofrecerás contenido basado en su contexto inmediato. ¿Ya conoces Waze Ads? Es el ejemplo perfecto.



Interactividad

Los internautas pasivos se quedaron en la era de las cavernas. Lo de hoy es ser navegantes activos, sobre todo cuando tenemos un poco de tiempo libre y estamos dispuestos a involucrarnos en el contenido que exploramos. Si ofreces a tus clientes algún formato de interacción, como por ejemplo un quiz o un video en 360º, despertarás sus sentidos y, por ende, atraerás mucho más su atención: los entretienes mientras los informas.



Targetización

Seguramente estás pensando “¡eso ya lo sé, siempre hay que segmentar!”, pero ¿estás consciente de lo importante que es hacerlo ahora más que nunca? Nuestros “antepasados” invertían grandes sumas en anuncios de TV pero siempre estaba la duda de a quién le llegaban los mensajes, por su naturaleza masiva. Hoy, aunque la publicidad en TV no ha muerto, el problema de la masificación es más confuso que nunca en el nuevo medio rey: internet. Por eso, ten en mente tres acciones de ahora en adelante: targetiza, targetiza y targetiza. Si lo haces, convertirás la temida masificación en herramientas a tu favor. La geolocalización es una excelente opción para ayudarte a lograrlo.



Publicidad nativa

Consiste en contenido (ya no digas “publicidad”) creado desde cero tomando en cuenta al visitante y la experiencia que quiere vivir al estar navegando. Es una estrategia no intrusiva que se integra al sitio tomando como referencia su mismo look and feel. Un ejemplo de ello puede ser una nota o infografía en donde no todo el tiempo tienes que estar hablando de tu marca, sino que se debe dar énfasis en el tema y en lo que la gente quiere saber.



Storytelling o marketing de historias

Esta opción implica acercarte a la parte emocional de tu cliente contándole historias, lo que permite que te quedes en su mente no como vendedor, sino como algo más, como alguien cercano, con sueños y metas, que es igual que él. Por eso, cuando estos contenidos se hacen muy bien generalmente se vuelven virales, un GRAN plus para tu marca.

Ahora que tienes estas 5 herramientas a tu alcance, ¿qué esperas para salir del lugar común y para destacarte de entre todos los demás?

Toma nota:
  • Los banners son un método de publicidad invasiva y molesta en internet que está en plena decadencia.
  • Los internautas han desarrollado “ceguera” a los banners para ignorarlos consciente o inconscientemente.
  • Existen alternativas a la publicidad digital tradicional que ofrecen mejores resultados como el marketing de geolocalización, la interactividad, la targetización, la publicidad nativa y el storytelling.
facebook twitter email

Hay que dejar de hablar de nosotros.

Hay que hablar de ti.

Did we just become best friends? You’ll hear from us soon.